-->

La educación NO está de moda

author photo 14:49

Actualmente el mundo hizo un stop y permitió conocer las falencias en todos los sistemas, tanto así en el capitalismo en Estados Unidos, el socialismo en España, el capitalismo disfrazado de comunismo en China y por así decirlo, el capitalismo disfrazado de socialismo en América Latina, fracasaron en temas de salud, economía, control social y por ende en educación. ¿Pero cómo es posible, si la educación es el eslogan de cualquier sistema de gobierno? la respuesta es simple, "la educación NO está de moda", hace años que se usa para mantener un estatus o para retirar de los infantes el pensamiento crítico , ya no les permite ver realidades simples o establecer criterios, simplemente es un adoctrinamiento y eso debe salir del concepto de formación pues no asemeja a la educación.

Hoy en día es normal ver y escuchar a un medio de comunicación haciendo homenajes a personas importantes pero no útiles para humanidad, la ciencia y la educación pasaron a un segundo plano, el sueño de ser un gran científico y aportar algo nuevo a la humanidad ya es cosa de pocos; el ser modelo, deportista reconocido o cantante de los nuevos géneros de música que poco aportan a la cultura y degradan a la mujer es el sueño de muchos, hemos pasado a querer ser los más importantes pero no los más útiles en la sociedad, y con la actual pandemia se está demostrando quién es el verdaderamente necesario, ver los importantes de la farándula encerrados en sus casas esperando a que la desprestigiada  ciencia de una respuesta favorable al mundo con una cura exitosa da mucho que pensar y al mismo tiempo genera una gran pregunta, ¿a quiénes estamos admirando y tomando su ejemplo a seguir en nuestra adolescencia?.

la-educación-no-está-de-moda
Foto: ALAGUNNA

Puede que algunos lectores recuerden la época donde usar pantalones bota ancha o bota campana era una moda, hoy en día ver una persona usando este tipo de prendas raya en lo ridículo y puede ser tratado como anticuado, pues bien resulta lo mismo con la educación. En tiempos de otrora resaltaba la gallardía, la prudencia y la educación como ente diferenciador. ¿Hace cuanto dejamos la educación en el baúl del olvido? A diario se abren escuelas, algunas de carácter público y otras de carácter privado, pero en si con la misma metodología, pues ambas deben alinearse a los currículos de un ministerio de educación, currículos que no se actualizan hace décadas.

Luego que se implementara la educación a distancia obligatoria, surgió un enigma, ¿se llama educación a distancia porque los estudiantes están lejos de aprender o porque los hogares se convirtieron en escuelas y los padres no tenían idea de los procesos de aprendizaje que desarrollan los estudiantes en los centros educativos? Pues al tanto de lo que ha ocurrido, se hizo posible ver la fisura que existe en el sistema educativo actual. Se implementó la educación a distancia o en términos modernos, la opción de estudiar online y en la mayoría de los hogares de países subdesarrollados no hay computadores en cada vivienda, y si los hay, no cuentan con conexión a Internet, un verdadero fiasco, lo único que resalto en lo que ocurre actualmente es la cantidad de tiempo que han debido dedicar los padres a sus hijos por el confinamiento actual.

La educación vuelve a estar de moda cuando los docentes asuman su rol como formadores de pensamiento, cuando los padres logren asumir responsabilidades respecto a la educación de sus hijos,  cuando los medios de comunicación se dediquen a informar no a manipular la población por medio de noticias que en la mayoría de ocasiones carecen de veracidad y tienden a buscar otro fin diferente al de informar al ciudadano, cuando los ministerios de educación dejen de ser manipulados por políticos, abogados y economistas. Educar no es instruir para el trabajo sino formar mejores ciudadanos. Educar conlleva fomentar el análisis, la reflexión y la crítica, el resto son arandelas que se adaptan al educando para instruir un perfil profesional.

Puede que la educación sea el motor de prosperidad en cualquier país, en nuestras manos está reproducirla y  protegerla, hacer de ella un vestido que resalte y que quienes lo vean, quieran ponerse uno igual o mejor, no está de más, plancharlo antes de mostrarlo al público, porque algo es seguro, al viaje eterno nada nos llevamos, excepto lo aprendido. (Lee también: ¿A quién se le debe decir doctor?)


¡COMPARTE!