miércoles, 6 de abril de 2016

La Educación en medio del conflicto armado, una espiral mortifera

Los conflictos armados que surgen en cada momento están destruyendo por completo, la educación de miles de niños. Atentar contra las escuelas, los docentes incluso a los niños no es solo un mecanismo de destrucción social sino también una violación de derechos humanos y mas aun cuando los gastos de la educación se desvían hacia el gasto militar. La mirada pasiva de las organizaciones internacionales a estos actos permite una educación incorrecta que le prende fuego a los conflictos fomentando la intolerancia, los prejuicios y también las injusticias.

La guerra es considerada como una causal de anti desarrollo, teniendo en cuenta que los conflictos armados por breves que sean pueden detener el progreso o destruir las costumbres buenas acumuladas durante años. Un conflicto puede frenar en seco el crecimiento económico, los adelantos en a salud, la alimentación y el empleo y mas aun cuando los índices de pobreza de los paises que albergan este tipo de conflicto cuentan en sus indicadores, altos índices de pobreza.

La educación, por lo general no aparece en los daños causados por un conflicto, la atención de las comunidades internacionales suele centrarse únicamente en las causales inmediatas que demuestran el sufrimiento humano. Los medios de comunicación no prestan atención a los costos ocultos y menos a las secuelas que dejan para siempre estos brotes de violencia, muchas de estas secuelas están ligadas principalmente  a la educación, en muchos países el conflicto armado esta destruyendo no solo la infraestructura del sistema escolar sino que también, se ha encargado de destruir los anhelos de toda una generación de niños.

Una manera fácil de demostrar que la violencia repercute en la educación se puede medir según las estadísticas, los países victimas del conflicto por lo general, figuran en los últimos puestos del escalafón de acuerdo a las evaluaciones internacionales, lo que indica una mayor atención en el programa de educación para todos. La inseguridad, los traumas psicológicos, lesiones, destrucción de la vida familiar; pueden privar a los niños de las oportunidades educativas, frenando el desarrollo humano, es muy difícil hacer volver un estudiante a la escuela cuando todo le recuerda un momento desagradable.

Lejano a los costos de vidas humanas y la destrucción de la infraestructura educativa, los conflictos armados alejan los recursos destinados para la educación en muchos de los países mas pobres del mundo. Los presupuestos e inversiones no se destinan a desarrollar calidad humana, sino al despilfarro en campañas militares improductivas, entonces no es solo cuestión de los países pobres revisar las prioridades sino también de los países donantes que también gastan demasiados recursos en armamento dejando de lado la asistencia para el desarrollo educativo.

Las aulas de clase se pueden convertir en semilleros de violencia, cuando las historias se distorsionan, por lo tanto le corresponde directamente a la educación crear cátedras de paz que vayan mas allá de una cartilla, los sistemas educativos no son la causa de las guerras pero si no se educa con vocación se pueden generar sentimientos de culpa postergando nuevos conflictos.

La educación, como ya hemos dicho en algunas oportunidades debe hacer que los jóvenes y niños se eduquen mediante enseñanzas que promuevan el pensamiento critico, un espíritu de tolerancia y respeto mutuo por sus semejantes, no es una tarea fácil, pero es lo único que nos queda, si queremos una sociedad sin conflictos. (Lee también: La educación en Colombia es insuficiente.)

Fuente: Unesco

Publicar un comentario en la entrada

 
Libertad y Pensamiento © 2015 - Blogger Templates Designed by Templateism.com