jueves, 7 de agosto de 2014

Según Dick Swaab, los genes determinan de quien nos enamoramos y a quien votamos.

Si se le pregunta a una persona sobre sus razones para escoger a un líder político o al amor de su vida, lo más lógico es que se obtengan respuestas llenas de razones y argumentos sentimentales. Para la neurociencia, todas estas respuestas podrían no ser más que un espejismo, ya que las decisiones más importantes de la vida estarían determinadas por la información genética. 

El especialista holandés Dick Swaab, fundador del Banco del Cerebro de los Países Bajos para estudios de las enfermedades cerebrales, afirmó en una entrevista con el diario ruso KP, "entre un 78% y un 82% de nuestras opiniones políticas están determinadas por nuestra genética, es decir, por un grupo de genes que heredamos de nuestros padres". Aunque esto se acopla con otros factores, algunos de ellos o más inesperados, como el factor hormonal: "Las hormonas también influyen: durante la ovulación, por ejemplo, las muchachas son más propensas a elegir por los liberales".

Además de afectar sobre nuestra forma de elegir, la genética también incidiría, para Dick Swaab, en el amor y la elección de nuestra pareja: "durante los instantes en que nace el amor, el cerebro a nivel subconsciente logra recibir y analizar las señales para tomar una decisión, incluso sin necesidad de  concretar con la conciencia humana.

Dick-Swaab-amor-ciencia

A parte de profundizar en los aspectos genéticos de la inteligencia humana, ofreció otros conceptos neurocientíficos  ligados a la conducta, diferenciando por ejemplo a occidentales y orientales según sus neurotransmisores, las proteínas que transfieren señales entre las células nerviosas. A causa de esto, los occidentales son más independientes, más egoístas, más seguros de sí mismos. Al mismo tiempo, los orientales son más abnegados, más generosos, más inclinados al colectivismo. 

Publicar un comentario en la entrada

 
Libertad y Pensamiento © 2015 - Blogger Templates Designed by Templateism.com