martes, 11 de octubre de 2016

Sin emociones no puede haber aprendizaje, ni atención, ni memoria

El investigador en neurociencia Francisco Mora asegura que el elemento esencial en el proceso de aprendizaje es la "emoción" porque sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que le dice algo nuevo a la persona, que significa algo, que sobresale del entorno.

El científico señala que, "los niños hoy aprenden, desde muy pronto, conceptos abstractos en habitaciones con ventanales sin mucha luz o luz artificial, con el rigor y seriedad de maestros que se aleja de aquel juego primitivo que generaba aprender y memorizar de lo sensorial directo, con alegría, base de la atención y el despertar de la curiosidad".

www,libertadypensamiento.com

Debemos entender cómo funciona realmente nuestro cerebro y poder aprovecharlo. Este debería ser un principio básico del campo de la enseñanza. Solo así podemos aprender y memorizar mejor. Además, estos principios se pueden aplicar a todo tipo de enseñanza y a todos los alumnos, desde los más pequeños a los más adultos.

Según Mora, la neurociencia cognitiva nos permite observar justamente este razonamiento: que solo se activan diferentes áreas del cerebro y sus funciones con algo que aprendamos de emoción, con algo que sobresale.

Nuestra ventana de conocimiento despierta cuando hay algo nuevo en  nuestro entorno. Ese algo nuevo al que nos referimos apela en última instancia a la supervivencia. Esa atención se relaciona directamente con algo que puede significar una recompensa o un castigo, por lo que depende de nuestra propia vida. Poco a poco, el método de enseñanza se ha ido alejando de este funcionamiento tan primitivo y hemos avanzado hacia conceptos abstractos. Hemos perdido la esencia de lo que significa realmente aprender y memorizar.

Para revitalizar la enseñanza, es necesario recuperar el espíritu primitivo de este terreno. Necesitamos conocer realmente cómo funciona el cerebro del ser humano y cómo podemos aplicar este conocimiento a las aulas.

Existe un problema en la relación entre neurocientífico y maestro. Por un lado, el lenguaje de los científicos no es el adecuado para hacerse entender a los maestros. Por el otro, los maestros no han sido capaces de captar con certeza esos conocimientos para emplearlos con los alumnos.

Por estos motivos, Francisco Mora quiere acercar estas profesiones y ayudarles a encontrar ese punto de conexión. Utilizando un lenguaje sencillo, Mora pretende desarrollar las respuestas a las preguntas básicas y los componentes esenciales de la neurociencia aplicada a la educación. (Lee también: Leerles cuentos a los niños, la clave para despertar sus mentes)

Publicar un comentario en la entrada

 
Libertad y Pensamiento © 2015 - Blogger Templates Designed by Templateism.com