viernes, 20 de junio de 2014

Expertos descubren mecanismo por el cual sólo un espermatozoide se une con el óvulo

Por años, una de las incógnitas más grandes de la ciencia de la biología fue el mecanismo por el cual tan sólo un espermatozoide se fusiona con el óvulo. Este mecanismo es, en sí, la clave a la reproducción, admite la formación de tan sólo una célula completa, la cual se multiplica y eventualmente fabrica el feto humano. Dejar a más de un espermatozoide unirse con el óvulo proveería a la célula con copias en exceso de los genes que contienen estos, y la célula moriría, pero sin el espermatozoide el óvulo no puede ser terminado.

La importancia que tiene el mecanismo para la unión del espermatozoide con el óvulo es inconcebible que haya tomado tanto tiempo en conocerse. En el año 2005, se revelo la proteína (Izumo) que permite al espermatozoide que permite verificar al óvulo, pero fue hasta enero de este año que ese afirmó el descubrimiento de la proteína en el óvulo que forma el recepto para Izumo. Esta proteína llamada "Juno" por sus descubridores en la Universidad de Cambridge, se junta con Izumo en la superficie del óvulo y desaparece rápidamente siguiendo la fertilización, evitando cualquier unión con otro espermatozoide.

espermatozoide-óvulo-ciencia
En la investigación, los científicos descubrieron que los ratones deficientes de Juno no eran fértiles y óvulos sin esta proteína no se juntan con espermatozoides; de igual manera los ratones masculinos deficientes de Izumo son incapaces de reproducirse, los ratones femeninos deficientes de Juno producen óvulos infecundos. Es atrayente notar que los ratones deficientes de la proteína opuesta (Izumo en hembras y Juno en machos) se reproducen de manera normal. Aunque existen otras proteínas que ayudan en el proceso reproductivo, son Juno y Izumo las dos primordiales, sin estas dos no existe el proceso reproductivo.

Este descubrimiento abre las puertas a una variedad de nuevos tratamientos, es ahora posible estudiar la interacción exacta que regula el proceso reproductivo, y con esto vienen oportunidades únicas para desarrollar nuevos medicamentos y terapias tanto anticonceptivas como asistencia en el proceso de concepción. Incluso en la actualidad es posible realizar una prueba genética no-invasora en mujeres para descubrir anormalidades en Juno, ahorrando una gran cantidad de dinero y tiempo para parejas que de otra forma gastarían en tratamientos de fertilización directa o in-vitro, y con más tiempo de estudio, podría ser posible incluso llegar a reparar algún día la falta de genética y proveer una cura al la infertilidad femenina.

Publicar un comentario en la entrada

 
Libertad y Pensamiento © 2015 - Blogger Templates Designed by Templateism.com